Pemex estudia deshacerse de subsidiarias con pérdidas

PEMEX
Pemex contempla deshacerse de los negocios que dejan pérdidas para así quedarse sólo en los sectores que le generen rendimientos a la entidad productiva del Estado.

“Si pudiera llegar el caso, y creo que sí se está llevando a cabo de manera muy seria esta discusión”, responde el directivo luego de ser cuestionado acerca de si la petrolera contempla no quedarse con alguna de las subsidiarias que ahora controla.

El presupuesto inicial de Pemex para 2016 se basó en una estimación del precio del barril de petróleo de 50 dólares, pero el continuo deterioro de las perspectivas para este año orilló al Gobierno Federal a reducir este gasto, pronosticando que la mezcla mexicana promediará sólo 25 dólares.

La Gobierno endosó por tanto un recorte de 100,000 millones de pesos (mdp) sobre el presupuesto asignado a inicios del año para Pemex, el cual se centrará en diferir proyectos en la parte de producción y explotación junto al negocio de refinación.

El objetivo del nuevo director de Pemex, José Antonio González Anaya, se centrará en dedicarle recursos únicamente a lo que demuestre rentabilidad para la empresa productiva del Estado.

Pemex transformó su estructura interna a lo largo de 2015 al pasar de agruparlas por Pemex Exploración y Producción (PEP), Pemex Refinación, Pemex Gas y Petroquímica Básica y Pemex Petroquímica; a una nueva estructura con Pemex Fertilizantes, Pemex Etileno, Pemex Cogeneración, Pemex Perforación, Pemex Logística, Pemex Transformación Industrial, y donde sobrevive PEP.

En cinco años no veo que a nadie le queda duda a qué se dedica Pemex, y qué es lo que hace y qué no, y con  quién está asociado, y por qué, asegura el directivo.

Casi la mitad del ajuste presupuestal en Pemex se catalogó como proyectos a diferir o replantearse en Exploración y Producción así como en Refinación. El primero de estos segmentos de negocios se convirtió en el pilar de la compañía durante años, al ser la única subsidiaria que reportaba ganancias importantes tanto para la compañía como para lo que aportaba al Gobierno; mientras que la parte de refinación ha provocado fuertes sangrías en las utilidades de la petrolera.

Si bien la firma registró una pérdida neta de 521,000 millones de pesos al cierre del año pasado, su ganancia operativa, que sólo resta de los ingresos los gastos propios al desempeño de las actividades primarias de la firma, se colocó en 98,136 mdp.

Pemex Exploración y Producción aportó cerca de 60,000 mdp a esta utilidad, la que más ganancias dio dentro de la antigua estructura de la compañía; en tanto que Refinación cargó con pérdidas en operación por 18,132 mdp, según datos de la entidad al cierre de 2015.

Varias de las nuevas subsidiarias de la petrolera también registraron pérdidas desde que arrancaron a lo largo del año pasado, aunque Pemex Transformación Industrial, donde ahora se llevan a cabo las tareas de refinación, fue la que más perdió con 18,019 mdp.

El director financiero de Pemex no especifica qué subsidiarias pudieran desaparecer en un futuro, y tan sólo subraya la necesidad de que todo negocio en que se involucre resulte en utilidades para la firma.

En cuanto a las tareas de refinación, Pemex pretende por ahora buscar socios que inviertan en las plantas que requieren una actualización de su tecnología para ganar en eficiencia, y descarta que se use dinero del presupuesto para estas tareas, dice Newman.

En las tareas de aguas profundas se espera también la capitalización a través del sector privado, bajo las figuras de asociaciones con nuevos tipos de contrato.

 

Fuente: cnnexpansion.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *