La Química, soluciones innovadoras con impactos sociales positivos para un futuro sustentable

La creciente conciencia de la gente acerca del cuidado al medio ambiente y el desarrollo sostenible a favor del planeta y la prosperidad, ha generado un fenómeno positivo en nuestro comportamiento.

El impacto ambiental es considerado el tercer atributo más importante al momento de adquirir un producto o servicio, mientras que más del 50% de los consumidores tiene la intención de adquirir productos sustentables, de acuerdo con el informe Green Susy publicado por Cantar TNS en alianza con Páginas Verdes.

Por lo anterior comentado y como parte de una agenda global enmarcada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de la Organización de Naciones Unidas (ONU), cada vez más empresas y organizaciones se han adherido a la meta común de gestionar procesos más eficientes y desarrollar productos de manera más sostenible.

El aumento en la demanda de productos más ecológicos ha propiciado que industrias involucradas en nuestra vida, como la química, desarrollen soluciones innovadoras con impactos sociales positivos que hagan frente a uno de los retos principales de la integración y adopción de prácticas sostenibles: el equilibrio entre la sustentabilidad y desempeño

La industria química, a partir de productos basados en biotecnología, químicos renovables y transformación de residuos, contribuye a la creación de materiales ecológicos en todos los sectores que tienen impacto en nuestra vida cotidiana como el automotriz, tecnológico, de construcción, industrial, energético, minero, etc.

Se preguntarán; ¿Cómo contribuyen las empresas químicas con estas demandas?

Pensemos un momento en nuestra vida diaria:

  1. El día de hoy, vemos un creciente número de edificios en construcción en toda la ciudad, la cantidad de recursos que se utilizan es significativa. La innovación permite crear pinturas con características mejoradas de cobertura y durabilidad para poder reducir la cantidad utilizada y por ende reducir la huella de carbono en un 20% o más.
  2. Al manejar nuestro auto en un día caluroso, encendemos el aire acondicionado, el cual utiliza gases refrigerantes para que este funcione. Actualmente las empresas químicas ya desarrollaron gases refrigerantes que reducen el impacto en el calentamiento global en un 99%.
  3. Al hacer ejercicio utilizamos ropa deportiva repelente al agua. Se han desarrollado innovaciones en la fabricación de repelentes biodegradables y renovables.

El compromiso de la industria química de generar un efecto positivo en la sociedad a partir de la responsabilidad corporativa, también se refleja en su relación con las comunidades. En un entorno en el que se vaticina el auge de la automatización laboral, algunas empresas químicas apuestan por invertir en programas que aumenten la seguridad entre sus comunidades, involucrando a voluntarios y estudiantes en un emprendimiento colectivo.

Algunas empresas de la industria química se han comprometido a realizar impactos sociales más grandes y positivos, participando en la transformación hacia un mundo mejor y más sustentable para todos.

Fuente: Forbes.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *