Ciclo de Vida Productos Quimicos

Ciclo de vida de los productos químicos


El concepto de ciclo de vida se introdujo para evaluar los atributos ambientales de los productos químicos, y considera cinco etapas básicas: premanufactura, manufactura, envío del producto, uso y fin de su vida útil. El resultado real de esto es contar con productos ambientalmente superiores, pero sin que se violen las normas de producto (Graedel 1999). El reto para los profesionales de la química sería entonces el desarrollo de nuevos productos, procesos y servicios que cumplan con los requerimientos sociales, económicos y ambientales. Para esto se requiere reducir el consumo de materiales y energía en los procesos, minimizar la emisión al ambiente de sustancias químicas peligrosas, maximizar el uso de recursos renovables y extender la durabilidad y el reciclaje de los productos (Clark 1999).

Los doce principios de la química verde

La química verde consiste en el desarrollo de las metodologías para modificar la naturaleza intrínseca de los productos o procesos con la finalidad de reducir los riesgos que estos involucren tanto para el ambiente como para la salud humana (Anastas 1998).

Generalmente, dentro del costo de manufactura de un producto se tiene considerado el costo de las materias primas, así como el de tratamiento y disposición de los residuos (figura 1).

Figura 1. El costo de los residuos.
Fuente: Clark 1999

Tomando en cuenta que entre más peligroso es un residuo, más caro es el disponer de éste de manera adecuada, es necesario tomar acciones para prevenir estos gastos desde el diseño mismo de los procesos utilizando las técnicas de la química verde (Anastas 1998). Para comprender mejor esto, se enlistan a continuación sus doce principios:

1. Es preferible evitar la generación de un residuo que tratarlo o limpiarlo una vez formado.

2. Se deben desarrollar métodos que maximicen la incorporación de todos los materiales de un proceso en el producto final.

3. Cuando sea posible, se deben diseñar sustancias químicas que sean de baja o nula toxicidad para el ambiente o los seres humanos.

4. Las sustancias químicas se deben diseñar de manera que sean eficientes al mismo tiempo que tengan baja peligrosidad.

5. El uso de sustancias auxiliares (solventes, agentes de separación, etc.) debe ser evitado cuando sea posible y cuando no, se deben utilizar sustancias inocuas.

6. Se deben analizar, y de ser posible reducir, los requerimientos de energía dependiendo de sus impactos ambientales y económicos. Son preferibles los procesos a temperatura y presión atmosférica.

7. Las materias primas deben ser preferentemente renovables.

8. Cuando sea posible se debe evitar la derivatización innecesaria (protección/desprotección, modificaciones temporales de procesos fisico-químicos, etc.).

9. El uso de catalizadores es preferible al uso estequiométrico de sustancias químicas.

10. Los productos químicos deben diseñarse para que al final de su vida útil no persistan en el ambiente y formen productos de degradación inocuos.

11. Es necesario el desarrollo de metodologías analíticas que permitan el monitoreo continuo de los procesos para verificar y controlar la formación de sustancias peligrosas.


12. Las sustancias utilizadas en los procesos químicos se deben seleccionar de manera que se minimice el potencial de ocurrencia de accidentes químicos (como explosiones e incendios).

Fuente: ine.gob.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *