Corrosión en soldadura de nuevos aceros inoxidables en armaduras de hormigón

galvanoplastia

Las soldaduras de acero inoxidable corrugado son un punto singular, el cual se ve afectado térmicamente dando lugar a diferentes interfaces en su micro-estructura así como posibles fallos de soldadura, llevando todo ello a que las soldaduras sean un punto crítico a estudiar por su posible corrosión. La presencia de iones cloruro provoca que tanto el acero de la armadura como el de la soldadura pasen de un estado pasivo a activo, originando el proceso de corrosión.

Para garantizar la durabilidad de las estructuras de hormigón armado (EHA) con acero al carbono existen numerosos tipos de protecciones frente a la corrosión que requieren una serie de protocolos de vigilancia, control y mantenimiento periódicos posteriores a la construcción, que conllevan un elevado coste económico.

Es esta razón la causa del auge en los últimos años en la utilización de aceros inoxidables como refuerzo de EHA. Aunque existen diversos tipos de aceros inoxidables capaces de cumplir perfectamente su función frente a la corrosión, son los de tipo dúplex con bajo contenido en níquel los que presentan mayor atractivo en su aplicación, dado que conjugan un buen comportamiento frente a la corrosión y propiedades mecánicas junto con un precio competitivo entre las diferentes alternativas de aceros inoxidables corrugados.

Fuente: industriaquimica.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *