Ácido Sulfúrico 98% para la industria metalúrgica

Acido Sulfurico Metalurgico

Acido Sulfurico Metalurgico

El Ácido Sulfúrico, de fórmula H2SO4, a temperatura ambiente es un líquido corrosivo, incoloro, inodoro de olor picante, muy corrosivo y de gran viscosidad.

El Sulfúrico es el ácido mineral de uso más frecuente en la industria, y su consumo se utiliza como indicador del grado de industrialización de un país. Al mezclar Ácido Sulfúrico con agua se libera una considerable cantidad de calor. A menos que la mezcla se agite bien, el agua añadida puede calentarse más allá de su punto de ebullición y la formación repentina de calor puede hacer saltar el ácido fuera del recipiente.

El Ácido concentrado destruye la piel y la carne, y puede causar ceguera si se introduce en los ojos. El mejor tratamiento en caso de accidente es eliminar el ácido con grandes cantidades de agua. A pesar del peligro potencial si se maneja sin cuidado, el Ácido Sulfúrico ha sido muy importante comercialmente durante muchos años.

Los antiguos alquimistas lo preparaban en grandes cantidades calentando sulfatos existentes en la naturaleza a altas temperaturas y disolviendo en agua el trióxido de azufre obtenido de esta forma. En el siglo XV aproximadamente, se desarrolló un método para obtener el Ácido, destilando sulfato ferroso hidratado (o vitriolo de hierro) con arena. En 1740 empezó a producirse el ácido a escala comercial quemando azufre y nitrato de potasio en un caldero suspendido en un gran globo de cristal, cubierto parcialmente de agua.

Sus principales usos son:

  • Producción de superfosfato de calcio (fertilizantes).
  • Potabilización de agua: para producir sulfato de aluminio a partir de bauxita.
  • Detergentes: en la sulfonación de dodecilbenceno, que es la materia prima básica para la mayoría de los detergentes utilizados en el hogar y la industria. También para esto se utiliza oleum 22%.
  • Fábricas de Papel: En el proceso de producción de la pulpa de papel, e indirectamente en el uso de – sulfato de aluminio. Este también se utiliza en la depuración de aguas residuales y en la potabilización.
  • Agro-Fito Sanitario: en la producción de sulfato de cobre.
  • Refinación de Petróleo: para las calderas y procesos químicos.
  • Generación térmica de energía: para el tratamiento de las calderas.
  • Metalurgia: para el decapado de metales.
  • Producción de ácido para baterías eléctricas.
  • Producción de sulfato de aluminio: se lo utiliza en reacción con hidróxido de aluminio. El sulfato de aluminio producido se utiliza principalmente en potabilización de aguas, curtidos al alumbre (curtiembres), producción de papel y sales de aluminio.
  • Producción de sulfato de cromo: se lo utiliza en reacción con dicromato de potasio y un agente reductor.
  • El sulfato de cromo se utiliza principalmente para el curtido de cueros (curtido al cromo).
  • Fabricación de productos orgánicos, pinturas, pigmentos y rayón.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *