Abrasivos

AbrasivosLos abrasivos son componentes que, de acuerdo con su dureza, se utilizan para desbastar, triturar, moler, cortar o pulir, mediante esfuerzo mecánico, otros materiales menos resistentes.

Estas sustancias pueden ser naturales o sintéticas. Actualmente, la mayoría de los abrasivos naturales, como esmeriles, areniscas, corindón, cuarzo y diamante, han sido sustituidos por materiales sintéticos, ya que casi todas las aplicaciones industriales demandan propiedades consistentes y precisas.

Y es que con excepción de los diamantes naturales, la mayoría de los abrasivos presentes en la naturaleza tienen características muy variables.

Abrasivos más usados son:

  • Arena sílica; que proporciona acabados mate.
  • Escoria de cobre; la cual otorga velocidad y capacidad de corte.
  • Perla de vidrio; para acabados satinados sobre superficies metálicas.
  • Resinas plásticas; útiles para la remoción de recubrimientos en armazones aéreo-espaciales.
  • Bicarbonato de sodio; para la limpieza de superficies de ladrillo, concreto, así como minerales y metálicas.
  • Óxido de aluminio; uno de los más populares al preparar superficies para aplicar recubrimientos.
  • Carburo de silicio; un abrasivo duro adecuado para cortes finos y profundos.
  • Colectores para la minería.

El tamaño y el tipo de grano de un abrasivo son los factores a tomarse en cuenta para lograr el corte y desbaste deseado sobre un determinado material.

Un grano grueso sirve para materiales suaves, de desbaste rápido, cuando el acabado no es importante, y para abarcar grandes áreas de contacto.

Un grano fino es ideal para materiales duros, frágiles y quebradizos, como aceros, carburos cementados y vidrio, para acabados finos, para pequeñas áreas de contacto y para mantener pequeños perfiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *